Vuelve el invierno a la península ibérica por la entrada de una masa de aire polar. Olas de nueve metros, frío, heladas, fuertes rachas de viento y la cota de nieve que desciende a 700 metros serán los fenómenos más significativos que acompañarán al nuevo frente que este jueves ha entrado en la Península, según la predicción de la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET), que prevé que los termómetros asciendan el domingo a la espera de la entrada de una masa de aire polar prevista para este lunes.

Tras varias jornadas de tiempo anticiclónico, la entrada este jueves de un frente frío producirá «un cambio de tiempo significativo», que dará lugar a un temporal de precipitaciones, viento y marítimo. Tras el frente penetrará una masa polar, fría, húmeda e inestable, que provocará un descenso de las temperaturas, que llegarán a valores más normales para la época, y nevadas en sistemas montañosos. Vuelve el invierno a la península ibérica por la entrada de una masa de aire polar

Con el paso del frente, las precipitaciones se irán extendiendo de noroeste a sureste, y serán más intensas y persistentes en el oeste de Galicia, alcanzando el frente el tercio oriental y Baleares a últimas horas de este jueves y durante el viernes. Con la entrada de la masa fría, las temperaturas descenderán, con heladas en montañas de la mitad norte y sierras del sudeste.

Además, a últimas horas de este jueves una línea de inestabilidad posfrontal dará lugar a chubascos en el extremo noroeste, ocasionalmente con tormenta, que el viernes y durante la primera mitad del sábado afectarán al resto de la Península, y que serán más débiles y dispersos cuanto más al sur y al este, y más intensos y persistentes en Galicia y área cantábrica.

Vuelve el invierno a la península ibérica por la entrada de una masa de aire polar

Desde últimas horas de este jueves y con la entrada progresiva de la masa polar, la cota de nieve se situará entre los 700 y 900 metros en la mitad norte y entre los 1.000 y 1.200 metros en el resto, por lo que se esperan nevadas en amplias zonas de la mitad norte, y en las sierras orientales de Andalucía, con mayores acumulados en el entorno de las zonas montañosas del cuadrante noroeste peninsular.

Además, las rachas muy fuertes del suroeste prefrontales se irán extendiendo por la mitad norte, centro y este de la Península, y litoral de Alborán, con una brusca rolada a oeste y noroeste en el Cantábrico.

El viernes, el viento continuará soplando del oeste, con rachas muy fuertes en los tercios norte y este peninsular, así como en los litorales del mar de Alborán. Ese día y el sábado, el temporal marítimo se intensificará con probables olas de entre 6 y 8 metros en los litorales del sureste peninsular y, sobre todo, norte peninsular, pudiendo alcanzar los 8-9 metros en Galicia.

A partir de la tarde del sábado y durante el domingo, se espera un giro de viento a oeste y suroeste que traerá una masa de aire atlántica, más cálida y húmeda, que originará precipitaciones persistentes en Galicia, área Cantábrica, norte de la Ibérica y Pirineos, que serán menos probables hacia el área mediterránea, así como un aumento generalizado de las temperaturas

La cota de nieve se elevará hasta los 1.500-1.800 metros, en torno a 1.200 metros en Pirineos y también se espera que arrecie nuevamente el viento, con rachas muy fuertes en amplias zonas, menos probables en el cuadrante suroeste.

NUEVO DESCENSO TÉRMICO PARA EL LUNES

Para los primeros días de la semana próxima, con mayor incertidumbre como precisa AEMET, el escenario más probable contempla un nuevo giro del viento a componente norte y oeste que introducirá una nueva masa de aire de origen polar, con precipitaciones afectando a amplias áreas el lunes y más restringidas al Cantábrico, alto Ebro, zonas de montaña y Baleares el martes, así como un nuevo descenso térmico.

Mientras, la cota de nieve bajará a unos 700-900 metros en la mitad norte, 1.200-1.500 metros en la mitad sur y se establecerá régimen de cierzo y tramontana, con rachas muy fuertes más probables en el tercio oriental.