La comparsa de la cantera se presenta un año más. Antonio Pérez ‘Piru’ y Sergio Guillén ‘Tomate’ ponen letra y música a ‘Y seguimos cantando’.

Se sube el telón y el público no para de lanzar gritos de ánimos a la comparsa que se presenta en semicírculo. El tipo se compone de un maquillaje de payaso, una camisa de rayas y un peto rojo. Todo con mucha purpurina y lentejuelas. En la presentación, dicen que cantan mientras Cádiz «se está desangrando» con la masificación del turismo, entre otras cosas. Tratan a la ciudad como una feria en la que los ciudadanos divierten y están sonrientes siempre.

En el primer pasodoble empiezan comentando que se les critica por siempre piropear a Cádiz de la misma manera. Declaran que traen un pasodoble y un elogio a la Tacita de Plata directamente desde su corazón. Describen su copla así: «suena a Viña y a un disfraz, (…) a Santa María, (…) al compás de los latidos de mi corazón».

La segunda copla va dedicado a alguien que «está escuchando atentamente sentada en el gallinero». Después, declaran que se trata de la madre del autor. Critican a las personas que le dan ánimos y le dicen que siempre se mantenga positiva a pesar de tener una enfermedad grave. «Y manda lejos al que le moleste verte llorar». Reorientan el pasodoble y acaban denunciando las largas listas de espera de la Sanidad Pública «mientras se muere la madre mía».

En la tanda de cuplés, simulan el viaje en una montaña rusa con su foto incluida. Comentan con humor la personalidad de un vecino muy cotilla y la variada oferta de las bolsas para los excrementos de los perros. «Otra vez quiero montarme», es el final del estribillo dedicado a Cádiz.

En la primera cuarteta del popurrí, nos invitan a su feria para dejar «fuera las miserias». Indican que los gaditanos tienen que sonreír siempre a pesar de las tragedias y las «cadenas» para divertir al turista. Dedican otra cuarteta a las críticas a las agrupaciones: «si no te gusta mi copla, escucha otra, dispárame».

El público se pone en pie y empieza a aplaudir antes de que la comparsa termine el final del popurrí. Se despiden estos comparsistas de las tablas del Falla.