El Real Madrid venció (0-3) al Cádiz este domingo en la jornada 14 de LaLiga EA Sports celebrada en el Nuevo Mirandilla, gracias a la pegada de un Rodrygo Goes que no estaba en los planes de Carlo Ancelotti de inicio, para que los madrileños duerman líderes. Rodrygo marca la diferencia en Cádiz 

El conjunto de la capital superó el ‘virus FIFA’ e incluso la baja de última hora de Brahim Díaz, quien salió del once in extremis por unas molestias intestinales. Su puesto lo ocupó Rodrygo y el brasileño firmó dos golazos, uno en cada parte, para desmontar a un Cádiz atrevido pero sin la pegada de los blancos.

El contexto que traía el encuentro en La Tacita de Plata se pudo ver sobre el césped con un Cádiz bien preparado durante dos semanas para medirse a su prestigioso rival, un Madrid con bajas y obligado a cambiar cosas. Los de Sergio González también lo hicieron, un esquema atrevido para presionar a los blancos y ser protagonistas.

Los andaluces lo fueron de inicio y tuvieron buenas llegadas, ni mucho menos se dedicaron a defenderse como podría esperarse. Sin embargo, en una genialidad de Rodrygo, que sin Vinícius disfrutó de la banda izquierda como le gusta más, los de Carlo Ancelotti se adelantaron en el minuto 14. El brasileño firmó una carrera de obstáculos, esquivando rivales e incluso compañeros, hasta encontrar la diagonal a la escuadra con un derechazo imparable.

El palo era sin duda gordo para un Cádiz que había asomado con Chris Ramos y Robert Navarro, mientras el Madrid parecía encomendarse a la contra. Los blancos, con un centro del campo de quilates aunque segunda opción esta campaña con Toni Kroos y Luka Modric, más Jude Bellingham en todas partes, buscaron la profundidad por las bandas, pero perdieron pronto de vista la portería rival.

El gol no espoleó a los visitantes y el Cádiz no tardó en levantarse para seguir con el plan. Roger rozó el gol, uno salvado por la estirada de Lunin, en dos buenos disparos desde fuera del área. La reanudación volvió con ese toma y daca por hacerse con el control, pero el Madrid fue esta vez el primero en avisar.

En una arrancada de Bellingham, el balón llegó a Rodrygo, quien regateó dejando escapar el balón por delante de un Joselu que se bloqueó en vez de mandar a la red el balón sin dudar. El paso al frente visitante lo confirmó un disparo al poste de Modric, pero en esa misma jugada larga, llegó el segundo de Rodrygo, con más calidad si cabe que el primero, en un flojo repliegue de los amarillos.

El brasileño confirmó estar de vuelta a sus mejores actuaciones y el Cádiz vio escaparse en una clara de Maxi el último tren de engancharse al encuentro. La enésima carrera de Rodrygo la convirtió en el 0-3 Bellingham, dejando 15 minutos plácidos a los de Ancelotti. El técnico italiano dosificó esfuerzos con el debut de Gonzalo García y minutos para Dani Ceballos aunque fue por un Modric que pidió el cambio lesionado.

No hubo trampa en Cádiz para un Madrid que durante el parón por selecciones había perdido a Vinícius y Eduardo Camavinga, el ‘virus FIFA’ que vacunó Rodrygo. Los blancos se van del Nuevo Mirandilla con el liderato, a falta de lo que haga el Girona este lunes contra el Athletic Club, mientras los de Sergio González se quedan dos puntos por encima del descenso, sin ganar un partido desde la cuarta jornada.