Luis Ripoll y Juan Ramón Fernández Barberi presentan su apuesta para el Concurso Oficial de Agrupaciones Carnavalescas 2024: ‘Qué bonita es Cádiz’.

«Qué bonita es mi Cádiz», así termina la presentación de la comparsa que está escena. Bajo el nombre de ‘Qué bonita es Cádiz’, se presentan estos comparsistas en las tablas del Gran Teatro Falla. El tipo es de personas que viven fuera de Cádiz y que vuelven a la ciudad para el Carnaval. Aunque cada uno viene de un sitio diferente, se encuentran en la estación y hacen buenas migas.

El primer pasodoble, que podría servir a modo de presentación, trata sobre lo mucho que echan de menos la ciudad de Cádiz. Hacen un recorrido por las calles y los lugares emblemáticos de la ciudad por los olores que tiene cada uno de estos sitios: «el olor de mi niñez».

La primera letra dedicada a un nieto que se encuentra en la cárcel y su abuelo lo visita. Le habla directamente a este niño y le explica la ilusión que le hacía ser abuelo. Sin embargo, dicen que el niño es rebelde «y ahora estás perdido en tu juventud». Se lamenta por el futuro de su nieto, pero dice que eso ha sido lo que él ha escogido.

En la tanda de cuplés, comentan el físico de un amigo suyo y la diversidad de la identidad de género. El estribillo utiliza diversos idiomas para piropear a Cádiz.

En el popurrí, siguen desarrollando el tipo y explican cómo estos personajes emigraron para buscar trabajo en el extranjero. En otras cuartetas, hacen un recorrido por diferentes países como Italia o Brasil. También cantan recuerdos de su infancia y adolescencia en las calles de Cádiz.

Se despiden estos viajeros del Falla tras finalizar su actuación.