La conocida como la chirigota del Cascana, ‘No hay verano sin besos’, se enfrenta a la fase de cuartos de final del COAC 2024.

Se sube el telón y la narración de cuando la Selección femenina de fútbol de España ganó el mundial en el pasado año 2023 inunda la sala. Luis Rubiales las acompaña en la presentación. En la presentación, se autoproclaman “campeonas del mundo” y se meten con Rubiales. Reivindican que “la mujer florero ya no volverá”.

El primer pasodoble critica la falta de vivienda o empleo en Cádiz capital, con metáforas relacionadas con el fútbol. También critican que el Carnaval de Cádiz se ha vendido y reivindican que los autores «escriban con dos cojones».

La segunda letra comenta las manifestaciones contra las medidas del gobierno en Ferraz. Critican que solo se le presta atención a los problemas catalanes y pide que el pueblo andaluz se levante y luche por sus intereses.

En la tanda de cuplés, la chirigota comenta con humor los acuerdos entre Pedro Sánchez y Puigdemont y los miembros del jurado del programa musical La Voz. «¡Vizcaíno, dame un piquito, hijo, dame un piquito!» es el final del estribillo.

En el popurrí, se declaran como «las chicas guerreras» y comentan la polémica del beso de Luis Rubiales hacia Jenni Hermoso. También dedican varias cuartetas a Luis Rubiales, su físico, su madre y su dimisión. Más tarde, aparece uno de los componentes disfrazado de Olga Carmona vestida como en las campanadas de 2023. El Canijo de Carmona hace un cameo.

La chirigota ‘No hay verano sin besos’ termina su actuación y el público aplaude de pie. Al final, un grupo de personas sacan varias pancartas pidiendo la donación de sangre y apoyando otras causas.