101tv Cádiz

El Zoobotánico de Jerez de la Frontera (Cádiz) ha vuelto a acoger el nacimiento de alimoches, una especie amenazada que en esta ocasión ha visto como se incrementa con dos nuevos pollos. El primero de ellos nació hace 15 días, mientras que el segundo lo ha hecho este lunes, coincidiendo con el Día Mundial del Medio Ambiente.

Según ha indicado el Zoo en una nota, ambos se desarrollan bien y en sus primeros días están siendo atendidos en la nursería por el equipo del zoo. Posteriormente, pasarán a su instalación.

Asimismo, ha señalado que la pareja de alimoches del Zoo jerezano ha producido un total de 20 pollos a lo largo de su vida reproductiva. De hecho, la pareja compuesta por la hembra AL4 y el macho AL7, han criado prácticamente cada año desde su primer pollo allá por el año 2003.

Esta especie, catalogada a nivel mundial como en peligro de extinción, ha mejorado sin embargo algo sus poblaciones en España en los últimos años, pasando de estar en peligro a vulnerable. Sin embargo, su situación en Andalucía es «muy mala, en particular en la provincia de Cádiz, donde hoy día hay poco más de una docena de parejas criando».

Por ello, el alimoche es una especie objetivo prioritario por parte de la administración y también para el Zoobotánico, que participa en el Programa de Cría Ex Situ de la especie (programa EEP) coordinado por la EAZA. El parque ha sido uno de los zoos europeos con más éxito en la reproducción de esta especie.

Además, muchos de los ejemplares nacidos en el Zoobotánico de Jerez han sido liberados en la naturaleza para el reforzamiento de sus poblaciones. Estas liberaciones se han realizado en Italia (dos ejemplares) y en Bulgaria (tres). Los dos últimos nacidos se han enviado a Cazorla para el reforzamiento de la población andaluza de la especie y próximamente serán liberados.

Según ha indicado el Zoo, todos los ejemplares murieron tras su liberación salvo Panteley, alimoche nacido en el Zoobotánico de Jerez en 2017 y liberado en 2018 en el marco de un proyecto LIFE de reintroducción de esta especie, que sigue viviendo en libertad y ha vuelto a Bulgaria para reproducirse.

El hecho de que vaya equipado con un pequeño dispositivo GPS en su espalda ha permitido seguir sus desplazamientos todos estos años. El resto de ejemplares nacidos en el Zoobotánico de Jerez han sido enviados a otros zoológicos de Europa para reforzar la población cautiva de esta especie.