101tv Cádiz

Tras el pase de preliminares, la comparsa de Antonio Martínez Ares defiende la fase de cuartos de final de 2024.

Se sube el telón y la presentación empieza recordando a la comparsa del año pasado 2023 ‘La ciudad invisible’. Se describen como aquello que no encaja, que molesta: «soy la oveja negra y nunca sigo el rebaño». Declaran que vuelven otro año y… ¿Cómo no hacerlo? «Como soy gaditano, mis penas son de colores», finalizan así una presentación espectacular.

El primer pasodoble habla de una bruja que se pasa las mañanas «exigiendo mi atención». Cuenta la historia de una persona que, con 40 años, cuida de su madre que está en silla de ruedas. Se queja de que no puede hablar con nadie, que le exige cuidados y que sus hermanos no comparten la responsabilidad. Se siente culpable por sentirse así pero concluye con un «hay madres malas».

La segunda letra critica la amnistía negociada entre el gobierno y los partidos independentistas catalanes, intercalando palabras en español y en catalán. Denuncian que el resto de comunidades autónomas no tienen la misma importancia. A pesar de ser «rojo», el autor se declara en contra de esta medida y sentencia: «y que se vaya».

En la tanda de cuplés, comentan con humor la gastronomía exótica basada en insectos y la actitud de las personas que trabajan en el sindicato. El estribillo hace referencia a la costumbre de contar ovejas antes de dormir y la relaciona con la ciudad de Cádiz.

El popurrí describe cómo esta oveja negra nació y cómo su madre supo desde el primer momento que había traído al mundo un rebelde enamorado del Carnaval y de Cádiz. También dedican una cuarteta al amor de su vida siguiendo la metáfora de las ovejas. En otra cuarteta, denuncian que «sobran borregos, faltan ovejas negras». Nos invitan a despertar y deshacernos de las cadenas. Un popurrí que destaca por su gran variedad musical y su alta calidad vocal.

El público del Gran Teatro Falla se deshace en aplausos y silbidos para despedir a una de las agrupaciones más esperadas del COAC 2024.