‘Los exageraos’ ponen el broche final a la primera noche de semifinales peleando por un hueco en la gran final de este viernes.

‘Te he dicho 1.748.654 veces que no soy exagerao (los exageraos)’ se presenta sobre las tablas del Gran Teatro Falla. Con unos coloretes rojos que les cubre toda la cara y un forillo del tamaño de un folio, estos chirigoteros empiezan la presentación.

En el primer pasodoble, se lamentan porque dicen que el Ayuntamiento de Cádiz no apoya el Carnaval. Se quejan de que no hay nadie que defienda a los carnavaleros. Califican de «invisible» a la fiesta una vez que «se cierra este telón».

La segunda copla critica a los violadores que no solo cometen el delito una vez, sino varias veces. No creen en la reinserción social en casos como este. «Ellas sí que pagarán toda su vida», terminan así la copla que da voz a los sentimientos de las víctimas.

Para la tanda de cuplés, echan mano a los grandes pitos de carnaval que llevan a las espaldas. En la tanda de cuplés, comentan la obsesión por la higiene, la vasectomía, la resolución de la televisión, la comida de restaurantes modernos, la despedida de Álvaro Negredo, las aduanas, las preguntas incómodas de los niños y niñas, la mayoría de edad de la princesa Leonor, la relación con una novia y los pases a la gran final. «Y esto, te lo juro por Dios, que no estoy exagerando» es el final de un estribillo difícil de cantar.

En el popurrí, nos explican el plan que tienen para «camperizar» un coche Mini y la obra que hicieron para construir una piscina en su chalet en Chiclana pero que termina en Jerez de la Frontera. Después, nos cuentan las medidas que tomarían en Cádiz. También comentan con humor los simulacros de tsunami en los centros educativos.

Se despiden estos chirigoteros del público del Gran Teatro Falla. Los espectadores responden con un gran aplauso de pie.