‘Los atrapaos’ se presentan en el Gran Teatro Falla con un repertorio que gira entorno al juego y la ludopatía, así como la salud mental.

Se sube el telón, pero no se ve nada. Todo queda oculto tras el humo y bajo la tenue luz de los focos del Falla. Cuando la presentación avanza, se encienden las luces y podemos ver a 15 componentes con un tipo de colores pastel y con motivos de juegos de mesa. En la primera parte del repertorio dejan claro su objetivo de «no ser una pieza más».

«Negro, todo era negro» así comienzan el primer pasodoble que trata sobre la salud mental. Destacan la importancia de la ayuda de las personas próximas al enfermo. Declaran que al final, con ayuda, el final deja de ser negro y es verde esperanza.

El segundo pasodoble trata sobre la amnistía y la compara con algunas injusticias sociales como la cantidad de personas sin techo, las pensiones o el auge de la extrema derecha. Reclaman que la opinión pública ponga más atención a estos temas porque lo merecen.

Para la tanda de cuplés, la agrupación pide la colaboración del público del Gran Teatro Falla para los coros. El primer cuplé trata sobre la polémica que implica a Luis Rubiales, ex presidente de la Real Federación Española de Fútbol, y a Jenni Hermoso, jugadora de la Selección Española Femenina de Fútbol. El segundo comenta con humor la subida del precio del aceite de oliva.

El popurrí es un canto a la vida. Los atrapaos nos animan a avanzar casillas en el tablero de la vida, tirar el dado y aprovechar todas las casillas. También hablan de las primeras veces: el primer amor o la primera traición.