La viuda de la Duquesa de Medina Sidonia, Liliane Dahlman, ha sido condenada por la Audiencia Provincial de Cádiz a seis meses de prisión, tres meses de multa e indemnizar al hijo de la Duquesa, Leoncio-Alonso González de Gregorio, con 278.678 euros, más intereses, por un delito de apropiación indebida.

Según ha explicado en una nota el abogado del hijo de la Duquesa, la viuda ha sido condenada por un delito de apropiación indebida por «haberse apoderado de la totalidad de dinero que, a la muerte de Luisa Isabel Álvarez de Toledo, estaba depositado en las cuentas de titularidad de esta última en un banco londinense.

Según ha defendido la defensa del hijo de la Duquesa, «ese importe de casi 280.000 euros fue adjudicado en la herencia a Leoncio Alonso González de Gregorio para ser destinado al pago de deudas de la herencia, pero fue retenido por la viuda con el pretexto de que se trataba de una cuenta de titularidad compartida de ambas cuando, en realidad, ella misma había admitido que los únicos fondos depositados en dicha cuenta eran de la Duquesa de Medina Sidonia».

Cabe recordar que el juicio se celebró el pasado mes de noviembre y que el abogado de Lilian Dahlmann defendió que la denuncia tenía un «fin instrumental» que «pretende la destitución de Lilian Dahlmann como presidenta de la Fundación Casa Medina Sidonia, inhabilitarla legalmente y que Leoncio (el hijo mayor de la duquesa y denunciante) asuma el cargo, no hay más».

Además, aseguró que «jamás ha tenido intención de apropiarse de nada ni de ocultar dinero alguno». En este sentido, el abogado explicó que «en el año 2008 ella (Lilian) era cotitular de las cuentas bancarias de Reino Unido y Francia, pero una vez que falleció la duquesa y se repartió la herencia, renunció a los saldos de dichas cuentas y los otorgó a las albaceas, por lo tanto, ya no tiene disposición sobre los fondos, de manera que no puede devolver el dinero a los hijos porque no es suyo».

Por su parte, el fiscal defendió que la viuda de la duquesa era conocedora de que debía reintegrar esos 350.000 euros objeto de disputa al hijo mayor de la duquesa y, pese a ello, aún no lo había hecho «más de una década después».

La acusación ejercida por el abogado del hijo de la duquesa incluso llegó en el juicio a acusar a la viuda de que «vació las cuentas y ahora finge que el dinero está en una especie de limbo y que no lo ha tocado».

La fiscalía pedía para la viuda de la duquesa de Medina Sidonia, también conocida como la duquesa roja, una pena de tres años de prisión, mientras que el hijo heredero solicitaba hasta seis años de cárcel. Por su parte, Lilian Dahlmann ha defendido que el dinero «se movió a otras cuentas y a otra acciones» de las que ella ya no era cotitular. «Llevo viviendo en Sanlúcar de Barrameda más de 40 años y jamás, insisto, me he quedado con nada», declaró.