El consejero de la Presidencia, Interior, Diálogo Social y Simplificación Administrativa, Antonio Sanz, sobre la posible venta de la planta de Airbus en Puerto Real (Cádiz) a un grupo industrial chino, ha manifestado que el Gobierno andaluz va a «guardar prudencia y cautela», aunque ha añadido que, «como siempre, todo lo que sea bueno para Cádiz nos va a alegrar».

Cabe recordar que la planta de Airbus en Puerto Real quedará sin actividad a partir de 2026, cuando finalice el traslado de su personal al polígono tecnobahía de El Puerto de Santa María, donde se está procediendo a la ampliación de las instalaciones industriales tras la decisión de unificación sus dos plantas en la Bahía de Cádiz.

En este sentido, Diario de Cádiz adelantó el interés de un grupo industrial chino por hacerse con esas instalaciones y la SER ha señalado que la venta podría hacerse efectiva la próxima semana.

Por su parte, Sanz ha manifestado que «cualquier información de consolidarse o de confirmarse sería valorada positivamente», aunque tras incidir en «guardar cautela», ha recordado que «quien tiene que confirmarlo, evidentemente, son las empresas afectadas».

El consejero sí ha querido «poner en valor el papel de la Administración andaluza en estas cuestiones, que es un papel activo, siempre, para no escatimar ningún tipo de esfuerzo en lo que puede ser facilitar cualquier tipo de operación que genere consolidar proyectos que se vinculen a la creación de empleo y al impulso de la actividad económica».

«En este caso, ese tipo de decisiones, si se confirmaran, pues lo mires por donde lo mires, es positivo para la provincia y para el conjunto de Andalucía», ha señalado Sanz, que ha recordado que la Junta en este tipo de acciones es «activo importante, y que cumple un doble cometido como es garantizar la atracción de inversión en negocios de futuro, que se afiancen y transformen empresas que, como en el caso de Airbus, son históricas en el ecosistema de la industria estratégica en Andalucía y en España».