Days
Hours
Minutes

Agentes de la Guardia Civil han interceptado en Chiclana de la Frontera (Cádiz) una furgoneta cargada de petacas de gasolina, con 1.725 litros, para abastecer a las narcolanchas que se dedican al narcotráfico. Tras una persecución, los tres ocupantes huyeron a pie, siendo detenido uno de ellos.

Según ha explicado la Guardia Civil en una nota, la actuación tuvo lugar durante la tarde de este lunes cuando agentes del Puesto de Chiclana observaron una furgoneta que circulaba a gran velocidad por la zona de la carretera del Molino, con un manifiesto desprecio para la integridad física de las personas que transitaban a esa hora por la zona.

Por ello, de manera inmediata iniciaron un seguimiento del vehículo, cuyo conductor al percatarse de la presencia policial inició maniobras evasivas, que condujeron a que se detuviera de manera brusca, comenzando una persecución a pie por la zona de los tres ocupantes del vehículo.

Los guardias civiles detuvieron a uno de los ocupantes, asegurando también el vehículo y la carga que transportaba, comenzando un dispositivo de búsqueda de los otros dos ocupantes, sin que hasta el momento haya dado resultado positivo.

Durante la inspección de la furgoneta observaron que en su interior transportaban 69 petacas de gasolina de 25 litros cada una, con un total de 1.725 litros de combustible destinados a abastecer a las narcolanchas, por lo que se procedió a la detención de S.M.F., de 20 años de edad y vecino de Algeciras, como presunto autor de un delito contra la seguridad del tráfico y una infracción por transporte de mercancías peligrosas por carretera.

Finalmente, la Guardia Civil ha señalado que continuando con el compromiso de la Responsabilidad Social Corporativa, la Comandancia de Cádiz ha entregado bajo recibo todo el combustible intervenido a una de las entidades sin ánimo de lucro de las que colaboran con la Guardia Civil en la provincia.