Domingo con la mirada puesta en la historia y en la una placa que recuerda la casa donde nació Emilio López Prats, el homenaje que el veterano carnavalero ha recibido y con  algunos de sus compañeros.

Fueron muchos carnavalero que no se perdieron esta cita. Se canto el  pasodoble más sinuoso y dulce que el de ‘Los pajeros’, de su querido Paco Alba.

El contralto del creador de la comparsa, una de las voces más hermosas y creadora de escuela de la fiesta grande de Cádiz, ha escuchado atentamente, y sentado en una silla con sus manos sobre el bastón.

Unos versos que han emocionado a buena parte de los asistentes, entre ellos, muchos hombres de la fiesta de toda la vida y miembros del vecino grupo de Los Pabellones.

Su familia, por supuesto, y también algunos vecinos del barrio de la Viña, donde actualmente vive López Prats y desde donde ha surgido la iniciativa de colocarle la metopa en su domicilio de nacimiento, se han acercado hasta la calle Goleta, 12 del barrio de Santa María para acompañar al comparsista.