101tv Cádiz

Agentes de la Policía Nacional han detenido en San Fernando (Cádiz) a seis personas como presuntos autores de los delitos de estafa, falsedad documental y blanqueo de capitales, así como pertenencia a organización criminal y ha esclarecido más de 100 denuncias presentadas en toda España y que tenían como nexo común las retiradas del dinero en efectivo en la ciudad isleña, habiendo logrado los implicados un beneficio superior a los 100.000 euros.

Los detenidos supuestamente realizaban diferentes tipos de estafas, desde el uso del método denominado ‘hall cash’, hasta el bizum inverso, pasando por el alquiler vacacional, ha señalado la Policía Nacional en una nota.

La investigación se inició hace más de diez meses, cuando comenzaron a llegar a la Comisaría de San Fernando diversas denuncias de estafa cuyo patrón común era que la retirada del dinero defraudado tenía lugar en esta localidad. Los agentes del Grupo de Delitos Tecnológicos se hicieron cargo de la investigación al percatarse de la existencia de una posible organización delictiva afincada allí.

Tras meses de arduas investigaciones se pudo reafirmar la hipótesis inicial, al establecer la existencia de una organización dedicada a estafar a más de un centenar de personas de toda España, habiendo logrado un beneficio superior a los 100.000 euros.

Además, los autores de los hechos empleaban las identidades de otras personas para estafar, como el nombre de una empresa dedicada a la venta de coches, la cual se ha visto obligada a cerrar su negocio debido a la mala reputación que les ha generado la acción de estos delincuentes.

Tras la investigación efectuada, la Policía determinó que los autores de los hechos son seis personas jóvenes de la localidad de San Fernando, cinco varones y una mujer. Durante la operación se procedió a la entrada y registro del domicilio de tres de las personas investigadas, donde se localizaron e intervinieron numerosos teléfonos móviles y una importante cantidad de tarjetas de telefonía a nombre de otras personas.

Una vez finalizada la práctica de las entradas y registros, se procedió a la detención de las seis personas implicadas, quienes fueron puestos a disposición del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número cuatro de San Fernando, que decretó el ingreso en prisión preventiva para cuatro de ellos por su presunta participación en delitos de estafa, falsedad documental, blanqueo de capitales y pertenencia a organización delictiva.

MÉTODOS DE ESTAFA
Según ha explicado la Policía, con el método de ‘Hall cash’, los estafadores establecen un contacto con la víctima, a la cual, supuestamente, van a comprar o vender algo. Así, le solicitan que la operación la lleven a cabo a través del sistema de pagos de ‘Hall cash’ y que accedan a dicha aplicación y faciliten a los estafadores el código que ha llegado a su teléfono. La víctima, debido al desconocimiento, acepta y transfiere tales códigos a los autores. Una vez que éstos los tienen en su poder, conociendo también el número de teléfono de las víctimas, solo tienen que acudir al cajero, teclear el número de teléfono y el código y extraer el dinero de la cuenta de la víctima.

Por experiencia de este grupo, se ha podido conocer que la entidad bancaria ofrece un tiempo limitado para la extracción del dinero por lo que suele ser práctica habitual que mientras uno de los autores engaña a la víctima para obtener los códigos, otro de los integrantes de la estructura delictiva ya se encuentre en las proximidades del cajero a la espera de recibir tales códigos para llevar a cabo la operación en el menor tiempo posible.

Otro de los sistemas empleados para consumar el engaño es el denominado bizum inverso. En el mismo, los autores contactan con alguna persona, que de buena fe y a través de redes sociales publicita la venta de algún producto. En dicho contacto les expresan un falso interés en adquirir el producto que se oferta y se comprometen a realizar el pago del mismo a través de Bizum. En el momento de llevar a cabo la operación, en lugar de hacer el pago lo que hacen es una solicitud de pago por parte de la víctima, la cual acepta debido al desconocimiento. De manera, el dinero es transferido desde la cuenta de la víctima a la del autor de los hechos.

Finalmente, también llevan a cabo la estafa del falso alquiler vacacional. Para ejecutar la misma, los autores obtienen de redes sociales fotografías de atractivas casas, usando esas fotos para la inserción de anuncios de alquiler de las mismas a un precio muy competitivo. Las víctimas se interesan en la supuesta oferta y realizan el pago por dicha vivienda.

En la mayoría de los casos suelen ser viviendas que se alquilan para temporada vacacional, por lo que cuando las víctimas se trasladan a la localidad en la que supuestamente han alquilado la casa, se percatan de que todo ha sido un engaño y que dicha vivienda no está disponible. En estos casos, el daño económico generado a las víctimas, se incrementa aún más, teniendo en cuenta, que las mismas se encuentran en ese momento fuera de su lugar de residencia y sin ningún lugar en el que habitar.