Juan Miguel Armuña Guerrero y Nene Cheza ponen letra y música a ‘El último imperio’, la comparsa granaína de esta noche.

Se levanta el telón y aparece la siguiente agrupación sobre las tablas del Gran Teatro Falla. ‘El último imperio’ presenta un tipo de soldados de Cádiz que van conquistando el mundo. El disfraz se compone de un casco con una granada en el frente, un chaleco, una túnica color granate al hombro, un plumero y pañuelos en la cintura. Además, la comparsa cuenta con una intérprete de lenguaje de signos.

En el primer pasodoble, declaran que nunca podrán querer a Cádiz como la «quiere un viñero». Aún así, se denominan carnavaleros. Piden perdón a Cádiz «porque yo sé que los ‘te quiero’ suenan mucho más extraños si los dice un extraño’. Piropean a las calles de Cádiz.

El segundo pasodoble cuenta la historia de Jesucristo. Mencionando la tierra en la que se sitúa la historia, denuncian la cantidad de niños y niñas están muriendo en «suelo palestino». «Y que sea Palestina la libre», culminan la copla.

En la tanda de cuplés, la comparsa comenta con humor la indecisión a la hora de elegir una película o una serie y la habilidad para imitar voces de uno de los componentes. «Que el de vivir en Granada viniendo a morir a Cádiz» es el final del estribillo que une ambas tierras andaluzas.

Para comenzar el popurrí, la comparsa piropea a Cádiz. Tocan otros temas como la libertad, el amor a Cádiz o el amor a Granada.

Se despiden estos comparsistas del público del Gran Teatro Falla.