‘El Selu’ se presenta en cuartos de final con su chirigota tras el favorable fallo del Jurado del COAC 2024.

Sube el gran telón rojo del Falla y descubre a un grupo de flamencos sentados en la Cueva del Pájaro Azul. En las paredes del decorado, el retrato de Juan Carlos I junto al de Susana Díaz, carteles de toros y platos de cerámica acompañan a la chirigota. En la presentación, los componentes de ‘Que ni las hambres las vamo a sentí’ comentan «el ayuno intermitente» («a veces no comemos y a veces sí») a ritmo de alegrías gaditanas.

Los avances tecnológicos son los protagonistas del segundo pasodoble. Comentan la relación entre las nuevas tecnologías y las personas mayores. «Muchas cosas artificiales y muy poca inteligencia» es el final del pasodoble.

La segunda letra comenta la hipocresía de los políticos dependiendo de sus intereses. Van describiendo el comportamiento de la mayoría de los políticos como las subidas de sueldo o la buena actitud en campaña. Y terminan diciendo: «hay que ver dónde ha llegado, si era el tonto del colegio».

Antes de cantar los cuplés, José Mari interactúa con el público sobre la silla en la que está sentado.

En la tanda de cuplés, comentan con mucho humor los premios de la Lotería Nacional de Navidad y la tendencia de cuidar el físico en gimnasios de las personas jóvenes. «Yo no tengo Facebook, ni tengo Instagram, pero seguidores tengo una hartá, todos los que vienen detrás mía para cobrar… ¡huye!», así termina el estribillo de esta agrupación muy al tipo.

En el popurrí, transforman canciones infantiles en flamenco. Después, compara el reggaetón con las bulerías mientras algunos componentes bailan y cuentan algunas anécdotas. Dedican el resto de cuartetas a Aliexpress, los mosquitos, los políticos y la gastronomía de los pobres.

Se despide este peculiar cuadro de flamenco del Falla.