101tv Cádiz

El rey Felipe VI ha acudido este jueves 14 de diciembre a San Fernando para realizar una visita de trabajo a la Escuela de Suboficiales de la Armada (Esubo), donde ha sido recibido a su llegada a las 10,30 horas con el himno de España, para a continuación pasar revista a las tropas destacadas en estas instalaciones militares de la provincia de Cádiz. El rey Felipe VI en San Fernando

A pocos metros de donde el rey ha saludado a las tropas, se han podido escuchar aplausos y gritos a favor de su majestad procedentes de las salidas de incendio del cercano Hospital de San Carlos, donde varias personas de la plantilla sanitaria se ha apostado para mostrar así su apoyo a la Corona.

Tras la rendición de honores, el destacamento ha realizado un desfile de tropas con vivas al rey, quien a continuación se ha desplazado a la biblioteca para recibir una charla informativa sobre la actividad que realiza esta Escuela de Suboficiales, que este 2023 ha cumplido 80 años de su fundación. Allí también ha podido ver una maqueta completa de todas las instalaciones que conforman esta Escuela y que incluye el Panteón de los Marinos Ilustres, un edificio que el rey ha conocido en profundidad a través de una visita guiada que se le ha brindado en este día.El rey Felipe VI en San Fernando

Este majestuoso edificio es «el elemento diferenciador» de otras instalaciones de formación militar, lo que lo hace «único en el mundo», como ha apuntado Sergio Torrecilla, guía oficial que ha recorrido estas instalaciones junto al rey. Empezó siendo una iglesia de la población militar naval de San Carlos para acabar convertido en lo que es hoy día, «parte de la historia naval, política y científica de España» y «una referencia» para los futuros oficiales de la Armada, cumpliendo además una labor «pedagógica».

Aquí, entre otras muchas reconocidas personalidades militares están enterrados Jorge Juan, el científico y marino que fundó el Real Observatorio de la Armada, el destacado almirante Pascual Cervera Topete, o Francisco Armero y Fernández de Peñaranda, el primer marqués de Nervión y capitan general de la Armada. Pero entre tantos ilustres marinos también hay enterrada «accidentalmente» una única mujer, Frasquita, esposa del marino español Francisco Javier de Uriarte, quién fue enterrado junto a ella y cuyos restos acabaron mezclados irremediablemente durante su reposo mortal, por lo que al trasladar al marino a este Panteón, se decidió traer ambos restos, como ha explicado Sergio Torrecilla. De ella no hay placa en su memoria aunque permanezca bajo estos muros.

A lo largo de la jornada, su majestad ha tenido tiempo también para observar una práctica de primeros auxilios in situ y ver el cuartel en el que los 293 alumnos del Curso de Acceso a las Escalas de los Cuerpos General, Infantería de Marina y de Músicas Militares están recibiendo su formación militar general en la actualidad.

La mañana, que se ha desarrollado con absoluta normalidad, ha llegado a su fin en torno a las 13,30 horas con una foto de familia. Tras eso, estaba previsto que el rey compartiera de forma privada un encuentro con alumnos y oficiales.

Esta es una de las visitas que el rey Felipe VI realiza cada seis meses a instalaciones militares de España como han explicado desde Casa Real a los medios desplazados. Además, cabe recordar además que el pasado 10 de julio el rey presidió en esta misma Escuela el acto de entrega de los Reales Despachos a la 84 promoción de suboficiales del Cuerpo General de la Armada y de la Infantería de Marina.

ESCUELA DE SUBOFICIALES
La Escuela de Suboficiales de la Armada forma parte del conjunto histórico-monumental que comprende la población militar de San Carlos, construida durante los años 1775 y 1789 y diseñada para la Marina Real durante el reinado de Carlos III.

El proyecto de la población militar comprendía una iglesia, una casa del capitán general, la Intendencia, Tesorería, Contaduría, Cuartel y la Academia de Guardias marinas, Cuartel de Brigadas, Academia de Pilotos, Hospital y dos cuarteles más para la tropa de Batallones de Marina.

Está ubicada al norte de la ciudad de San Fernando, la Antigua y Real Isla de León, frente al Arsenal de la Carraca, separada de éste último por el Caño de Sancti-Petri y ocupando el recinto que anteriormente fuera la Escuela Naval Militar.

Los terrenos sobre los que se asienta la actual población militar de San Carlos fueron propiedad del Marqués de Torre Alta, José Cazalla, de Juana de Ricardos, del Marqués del Parque y del Duque de Arcos, siendo adquiridos por la Armada entre los años 1775 y 1785.