‘Los ofendiditos’ vienen desde El Puerto de Santa María a probar suerte en el Falla. Raúl Villanueva y Javier Noriega ponen la música y la letra.

Se sube el telón y aparece la comparsa en escena. El tipo se compone de ropas desgastadas y de colores, una camiseta con un retrato con la boca tapada por el logo de Twitter o X y un sombrero con una serpiente encima.

La primera copla va dedicada a aquellos que se quejan de que existan las preliminares, que critican a todas las agrupaciones. Piden respeto para todas las agrupaciones porque «invirtieron tantas horas» para salir en Carnaval. «Cierra tu maldita boca que no sobran coplas, aquí sobras tú», terminan.

Una historia entre dos personajes ficticios, Manuel y Antonia, es el tema principal del segundo pasodoble. Cuentan cómo esperan la pensión, pagan las facturas y cuidan de sus hijos.

Presentan la tanda de cuplés y piden que nadie se ofenda, que para eso ya están ellos. El primero comenta los desacuerdos entre los principales partidos políticos de España. El segundo hace humor con la moda de grabar vídeos para la red social TikTok. El estribillo piropea a Cádiz y termina con un «no pienses chiquilla, que la duda ofende».

La última parte del repertorio de esta comparsa, el popurrí, se compone de varias cuartetas en las que se tratan varios temas: la ofensa, la censura, la libertad de expresión o el lenguaje inclusivo.