El Colegio de Médicos de Cádiz (ComCádiz) ha pedido implantar el uso obligatorio de las mascarillas ante la incidencia de virus respiratorios en la provincia, que con una tasa de 840,30 casos por cada 100.000 habitantes es la provincia andaluza «con mayor incidencia» de gripe y casos de Covid en esta época del año, «con repuntes considerables de casos de infecciones respiratorias sobre todo de origen vírico».

En un comunicado, este organismo ha recomendado también el que haya geles hidroalcohólicos y determinar espacios restringidos y medidas de ventilación específicas en centros sanitarios.

Tras las fiestas navideñas y con la vuelta a los centros educativos, el organo colegial ha alertado de un incremento de casos en niños y niñas, en especial los menores de 5 años, ya que estos sufren dichas patologías «cinco veces más que los adultos».

Ante esto, ha señalado que algunas comunidades autónomas ya han decretado la obligatoriedad de volver al uso de mascarillas en centros sanitarios y sociosanitarios de manera transitoria y que la propuesta en esta línea del Ministerio de Sanidad a las comunidades autónomas en la reunión del Consejo Interterritorial no ha obtenido el consenso de todas las consejerías de Salud, entre ellas la de Andalucía, las cuales demandan «datos concretos que avalen dicha propuesta».

En base a esto, la Organización Médica Colegial (OMC) de la que forma parte el Colegio de Médicos de Cádiz ha considerado el «refrendar» las medidas legislativas adoptadas por algunas comunidades autónomas sobre el uso obligatoria de mascarillas en centros sanitarios y sociosanitarios y ha insistido en la vacunación de la gripe y de la Covid-19 como medidas de salud pública y prevención primaria.

También se ha pedido a la población que no acudan a los centros de salud ni hospitales «por problemas banales» para «evitar la saturación» de estos lugares y que se queden en casa «cuando estén con síntomas», ventilando regularmente las habitaciones. No obstante, el Colegio de Médicos de Cádiz ha recomendado solicitar asistencia médica urgente cuando la fiebre alta dure más de tres días y si hay dificultad respiratoria o vómitos y diarreas.

En todos los casos, ha concluido, habrá que tener «especial cuidado» cuando los síntomas aparezcan en personas de grupos de riesgo como son los menores de un año, mayores de 65 años de edad, embarazadas, personas inmunodeprimidas o con enfermedades crónicas.