Agentes de la Policía Local de Cádiz acudieron la madrugada del pasado domingo a la Punta de San Felipe requeridos por el personal de seguridad de uno de los establecimientos de la zona ya que, según explicó, una persona que portaba dos martillos había tenido que ser expulsado de la discoteca por su actitud violenta.

En ese mismo momento, un ciudadano les informa que acaba de ver a un hombre agrediendo a una mujer en un lugar cercano, coincidiendo ambas descripciones de indumentaria y rasgos físicos.

Los agentes llegaron al lugar rápidamente observando como el hombre golpeaba a la mujer, que se encontraba en el suelo, por lo que procede a la inmovilización y detención del individuo por estos hechos. Éste se resistió violentamente llegando incluso a dar golpes en el interior del patrullero y a descuadrar una de las puertas del vehículo policial durante el traslado a la Jefatura.

Finalmente, pasó a disposición judicial por un presunto delito de resistencia grave a los agentes no deseando la mujer agredida presentar denuncia contra él, un varón de 41 años de edad vecino de Cádiz.

Por otro lado, este mismo día a las 7,10 de la mañana (cuando la Policía Local se encontraban desalojando la Punta de San Felipe para que los operarios de limpieza procedieran a su labor en el lugar) los agentes son informados por una joven de que su exnovio no ha parado en toda la noche de intimidarla y amenazarla en la discoteca, consiguiendo finalmente ser localizado por un agente no uniformado que se encontraba en el lugar.

Éste fue agredido por el sujeto en cuestión, siendo finalmente detenido por un presunto delito de atentado y de violencia de género. La perjudicada no quiso presentar denuncia contra el detenido, de 27 años de edad.

En la tarde del sábado se procedió también a la detención de una persona por un presunto delito contra la seguridad vial al conducir un ciclomotor sin contar con permiso para ello. Durante la instrucción de las diligencias pertinentes, se comprobó que esta persona tenía una orden de busca y captura, reclamada por el Juzgado de Chiclana. Los hechos ocurrieron en la confluencia de la calle Rochester y avenida de Andalucía.

 

Asimismo, la Policía Local procedió el pasado sábado a la incautación de un total de 530 prendas entre sudaderas, camisetas, calzonas y gorras de marca en las calles comerciales del centro de la ciudad, donde había varios vendedores ilegales con productos falsificados.

 

Por último, destacar que en un control de tráfico se llevaron a cabo varias denuncias de tráfico a conductores de VMP (patinetes eléctricos), por circular por calles peatonales, uso de auriculares y hablar por teléfono móvil mientras conducían. Otras infracciones denunciadas a conductores de turismos en este fin de semana fueron por carecer de seguro, ITV caducada, y uso fraudulento de la tarjeta de discapacidad.