David Fernández y José Manuel Pedrosa vuelven al Falla con su coro. Este año, la propuesta se llama ‘Los iluminados’. Este año, con la compañía de Kike Remolino.

«Que no, que no te apague nadie», así concluye la presentación de este coro tan esperado por la afición. El tipo se compone de objetos marineros como cadenas, cuerdas, cabos, verdín, algas, redes de pesca y hasta un faro que se ilumina. En la presentación dicen que el espíritu gaditano les ilumina y les guía en el camino a pesar de ser ciegos.

El primer tango va dedicado a una «compañera mía», con la que comparten momentos y pasión por el Carnaval. La presentan como la reina del tango y le dedican la primera copla. Acaban revelando que se trata de Cádiz.

«Ahora que te ven la reina del cuento», así empiezan el segundo tango en el que le hablan directamente a la princesa Leonor. Le piden que recapacite y le recriminan que se va de fiesta con los impuestos de la gente. «Es preferible vivir como una mujer del pueblo», así terminan la segunda copla.

En la tanda de cuplés, hacen humor comentando la polémica relacionada con Daniel Sancho y los tipos de otras agrupaciones como la chirigota de ‘El Sheriff’ o la comparsa de Antonio Martínez Ares, pero también con el propio. «Que viendo lo visto, no tengo más nada que ver» es el final del estribillo.

En el popurrí, dedican la primera cuarteta a la luz de Cádiz en diferentes épocas del año, que brilla más en febrero. Dedican una cuarteta más íntima a los tipos de besos (el beso de despedida, el de antes de dormir) y a través de ellos hacen un repaso por los recuerdos que tienen de Cádiz. También invitan al pueblo gaditano a levantarse: «mi Cádiz no se arrodilla».

Se despiden estos coristas del Gran Teatro Falla con una lluvia de papelillos y un gran aplauso por parte del público.