La operación conjunta ‘Hammer-Bandi’ de Policía Nacional, Guardia Civil y Agencia Tributaria, junto a la colaboración de la policía neerlandesa y la agencia estadounidense DEA, se ha saldado con cinco detenidos en España y Países Bajos vinculados a la intervención de 2.300 kilos de cocaína en Bilbao y Algeciras (Cádiz).

En concreto, se ha detenido a tres personas en España y dos en Países Bajos en el marco de esta operación dirigida contra varios integrantes de una organización criminal internacional especializada en la introducción y distribución de cocaína en Europa, procedente de Sudamérica.

Las cinco personas han sido detenidas por los presuntos delitos de tráficos de drogas, blanqueo de capitales y pertenencia a organización criminal, según han detallado las autoridades en un comunicado.

La primera de estas aprehensiones tuvo lugar en el puerto de Bilbao en abril de 2020, en la que se intervinieron 1.100 kilogramos de cocaína en un contenedor marítimo procedente de Ecuador, camuflada en el interior de una carga legal de plátanos.

Esta captura permitió a los agentes españoles iniciar la operación, poniéndolos tras la pista de esta «importante organización criminal de ámbito internacional especializada en el narcotráfico a gran escala».

Con el paso de los meses, las agentes a cargo de la investigación lograron identificar a varias empresas de importación de frutas creadas ‘exprofeso’ para introducir en España grandes remesas de cocaína a través de contenedores marítimos, todas ellas en Madrid.

En ese periodo, las autoridades españolas incautaron otro alijo en el puerto de Algeciras de 1.152 kilogramos de cocaína en el mes de septiembre de 2021 y posteriormente, otro cargamento de 96 kilogramos de cocaína en noviembre de 2022, ambos presuntamente gestionados y coordinados por la misma organización criminal.

La investigación se ha sustentado tras el análisis llevado a cabo durante meses sobre sistemas de chats encriptados, los cuales eran utilizados por esta organización en sus comunicaciones con objetivo de intentar evadir la acción policial sobre las operativas de narcotráfico desarrolladas.

A finales del pasado mes de noviembre se llevó a cabo la fase final de esta operación practicándose un total de seis registros domiciliarios de manera simultánea; cuatro de ellos entre las provincias de Madrid y Alicante, y los dos restantes en Holanda.

En ellos se detuvo a cinco personas, tres en España y dos en Países Bajos, todas ellas vinculadas directamente con la gestión de las partidas de cocaína intervenidas.

DETENCIONES FUERA DE EUROPA
Las autoridades españolas han destacado, en el comunicado, que colaboración entre todos los cuerpos policiales ha sido «continua y directa» durante toda la investigación, la cual ha permitido a las autoridades norteamericanas detener a un narcotraficante de origen albanés residente en los Estados Unidos.

Se le acusa de dirigir una extensa red de narcotráfico que distribuía cocaína en más de 15 países, entre ellos España, en tanto que planificaba construir aparentemente un dron submarino con capacidad de transporte autónomo de grandes cantidades de cocaína entre Sudamérica y Europa.

La operación ‘Hammer-Bandi’ ha sido dirigida en España por el Juzgado Central de Instrucción número 2 de la Audiencia Nacional y ha contado con la colaboración de la Politei neerlandesa y la agencia antidroga estadounidense DEA.