Rober Gómez y José Juan Pastrana presentan su proyecto para 2024. Juanma Braza  ‘El Sheriff’ pone la música a ‘Cádiz puro’.

Se sube el telón y aparece la comparsa en escena. El forillo y el decorado recuerda a una fábrica. Se presentan como mujeres trabajadoras de la tabacalera. El tipo se compone de pañuelos en la cabeza, una chaqueta, camisas azules y delantales blancos. En la presentación, se denominan «más puras que el levante, (…) soy Cádiz puro».

El primer pasodoble sirve a modo de presentación. Le cantan a Cádiz y explican que vuelven este año haciendo un recorrido por los barrios más icónicos de Cádiz como el Barrio de Santa María o La Viña. Haciendo alusiones al tipo, explican que su comparsa no tiene filtros. «La cigarrera», terminan el pasodoble.

El segundo cuenta la historia de un hombre con discapacidad desde el punto de vista de la madre. Denuncian la poca paga que concede el Estado y expresan los sentimientos de la madre. A pesar de lo mucho que le quiere, la madre declara: «me olvidé de vivir la vida».

La tanda de cupletinas viene de tres en tres. Se tratan varios temas: los compañeros autores de la modalidad, el pregón de ‘El Sheriff’, la adicción a los puros, la inflación y la agrupación del año pasado de Antonio Álvarez ‘El Bizcocho’. «Ladrillitos colorados, que no sé lo que me pasa, otra vez me has liado» es el final del estribillo.

En el popurrí, dedican las cuartetas a desarrollar el tipo y a varias temáticas: los complejos, las pensiones, la libertad, la igualdad de género, la lucha obrera femenina, entre otras.

Se despiden estas comparsistas de las tablas del Falla.