Desde Alcalá de Guadaira, provincia de Sevilla, llegan estos chirigoteros bajo el nombre de ‘Lo mío es peor’.

El telón rojo se sube y se presentan este grupo de señoras mayores sentadas en la sala de espera de un hospital. El tipo se basa en una peluca grande con peinado de señora, rebecas de colores, collares de perlas y gafas de cerca. Se quejan de dolores, de su marido y hasta de su nieto. «Que lo mío es peor», así terminan la presentación.

La primera letra empieza describiendo la mañana de los domingos. Estas señoras se visten, acuden a misa y echan dinero en las cestas. Critican a esos cristianos que solo son cristianos cuando les conviene: «solo un rato al año».

La forma de bailar el reggaetón es el tema principal del segundo pasodoble. Después, critican las letras de las canciones de este estilo y que las niñas escuchen «esa porquería». «El varón no es el dueño de tu suerte», terminan así la letra.

En la tanda de cuplés, comentan el físico de Enrique Miranda y después el de Juan y Medio. También hacen humor con el calor y la menopausia. En el estribillo, mencionan todas las enfermedades que sufren como varices.

En el popurrí, siguen desarrollando el tipo y mencionan todas los síntomas que tienen y los diferentes medicamentos. En otra cuarteta, van contando qué ha traído cada una para comer.

Se despiden estos chirigoteros del Gran Teatro Falla y el público le responde con un gran aplauso.